Follow by Email

abril 21, 2012

La figura de Cristo en el arca de Noé


La figura de Cristo en el arca de Noé
Por: RV Marker
INTRODUCCION

Una de las primeras historias que nos cuentan cuando niños de la Biblia es el Arca de Noé y lo que paso durante el diluvio. Nosotros como niños estábamos tan emocionados sentados al borde de nuestra silla imaginando como hizo Noé ese enorme barco, como llegaron los animalitos formados de dos en dos en orden uno tras otro haciendo fila para entrar.
Nos imaginamos como de repente empiezan a caer unas cuantas gotas de agua, y luego más y más agua, y la gente del pueblo corriendo hacia el arca con su itacate (mochila) en su espalda tratando de conseguir un pequeño espacio en ese gran barco y con la cara de sorpresa al descubrir que la puerta estaba cerrada y todos los pasajes se habían vendido.
Vemos en nuestra mente a otros tratando de subirse a los árboles, o tratando de estar en los lugares más altos para evitar mojarse (como niños recordamos como nos molesta tener que bañarnos a diario y creemos que a esa gente tampoco les gustaría estar toda empapada y tal vez con algo de frío).
También pensamos que cualquiera podría haber sobrevivido si simplemente se hubiera agarrado de un buen tronco que flotara y se aguantara agarrado a él. Y nos imaginamos como deben de haber estado todos dentro del arca, al principio animados y poco a poco aburriéndose porque no había suficiente espacio entre ellos y porque empezaba a oler a que algunos animalitos no se habían bañado antes del viaje, además de que el león olía a rayos y los puerquitos no cantaban tan mal las rancheras. Las aves volando dentro del arca (que bueno que las vacas no vuelan) y los pericos no dejaban de hablar, todo parecía peor que un mercado.

Sin embargo según van pasando los años, y vamos creciendo, esa imaginación se va haciendo más tranquila y ya no hay tanta fantasía en nuestra mente.

Estudiando mas a fondo ese relato de la escuela dominical que tanto nos gustaba, nos damos cuenta de las grandes verdades que contiene, de lo profundo de la historia, de la importancia y relevancia que tuvo en su tiempo, y sobre todo, cómo se parece a lo que Cristo hizo, hace y hará en nuestra vida.
Este pequeño estudio va a tratar de eso específicamente, de encontrar a Cristo (o tipos de Cristo), en el Arca de Noé durante el diluvio. No deseo ser irrespetuoso, pero el usar un lenguaje poco común o algo cómico, es para diferenciar este trabajo, además de que creo que el conocimiento no esta peleado con el humor. Recuerdo cuando estudiaba en la universidad una de las materias más difíciles, me encontré con un libro que en forma divertida y simple explicaba cada uno de los puntos difíciles de esa materia, así que trataré de hacer lo mismo.
Y como dijimos que vamos a buscar 'tipos de Cristo', primero hay que explicar que son los 'tipos'.
QUE SON LOS TIPOS

Según el diccionario bíblico, un tipo es una sombra que proyecta una verdad de la historia del Antiguo Testamento a la realidad o cumplimiento en la revelación del Nuevo Testamento.<1>

Los tipos del Antiguo Testamento incluyen personas, funcionarios, objetos, acontecimientos, ritos, lugares e instituciones que, además de su propio valor significativo, prefiguraban a alguien o a algo por venir.<2>

ALGUNOS TIPOS DE CRISTO EN EL ARCA DE NOE
Existen varios tipos o figuras de Jesucristo en el relato de Noé y el diluvio, algunos de los que vamos a tratar aquí son los siguientes:
* Vino para apacentar
* La maldad de la tierra
* La necesidad de un juicio: el hombre justo
* Dios es quien empieza
* Hay que creer
* La obediencia del escogido
* La gracia
* El diseño
* El medio de salvación: una sola puerta
* ¿Quién cierra la puerta?
* Tres pisos
* El arca flota
* El número 40
* La ventana
* Calafateado
* El sacrificio final
Ahora empezaremos a ver y analizar (con algo de humor cristiano) cada uno de los tipos antes marcados.
VINO PARA APACENTAR
Lamec, padre de Noé, debió de haber escuchado las historias de sus antepasados acerca de la profecía que Dios le dio a Adán con respecto a que algún día vendría uno de sus descendientes a pisotear a la serpiente y se terminaría la maldición. Y como todo buen "papá cuervo" estaba esperando que su "lindo" hijo fuera ese "superman" (super hombre - el escogido) que acabaría con sus sufrimientos.
Gen 5:29 nos dice que al nacer Noé (Consuelo o Descanso), estaban profetizando que él aliviaría toda obra y trabajo de la gente a causa de la maldición de Jehová sobre la tierra.

Así mismo vemos que en Jesús también seria apacentado el pueblo, como lo dijo el profeta Miqueas (Y él estará, y apacentará con poder de Jehová, con grandeza del nombre de Jehová su Dios; y morarán seguros, porque ahora será engrandecido hasta los fines de la tierra.<3>

LA MALDAD DE LA TIERRA
En los tiempos de Noé, el mundo era un caos, la perversión y la maldad estaban en todo lugar (Gen 6:5 "Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal").

También en los tiempos del nacimiento de Jesús las cosas andaban de cabeza, imagínense solamente que el pueblo judío se encontraba dominado por los malvados romanos; no tenían rey (ni reina); los sacerdotes en lugar de ayudarlos para acercarlos a Dios, se la pasaban buscando la forma de hacer su negocito aprovechándose de ellos.

Los tiempos no han cambiado mucho desde entonces. Ahora nos encontramos en una situación parecida: el mundo es un caos, existe maldad en los corazones de la gente, casi cualquier persona esta buscando la forma de sacar provecho de ti, han aparecido enfermedades raras (SIDA) causadas por actitudes raritas, y muchas cosas más. Por eso Dios mandará nuevamente a su Hijo para acabar de una buena vez con todo esto... después de todo eso nos dice Apocalipsis... pero de eso no pienso hablar por ahora (tal vez después cuando tenga que hacer algún trabajito sobre ese libro).

LA NECESIDAD DE UN JUICIO: EL HOMBRE JUSTO
Como lo dijimos en el punto anterior, la maldad era tal que se necesitaba ponerle un "hasta aquí"; pero Dios, en su gran sabiduría, decidió no destruirla por completo y empezar de nuevo, sino que enviaría una destrucción parcial... que eso de parcial estaba de verse, pues realmente destruyo casi todo con la agüita que cayo...
Se necesitaba un hombre justo entre toda la bola de malvados, y ahí estaba Noé (Gen 6:8 "Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová"). Ojo: La gracia es justicia dada (regalada) por Dios, la justicia es por uno mismo.
Al igual con Cristo, para poder redimir a la humanidad del pecado, se necesitaba alguien que fuera justo y solamente Jesús lo era, pues no tenía ninguna mancha del pecado en él (1 Jn 3:5 "Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él").
DIOS ES QUIEN EMPIEZA
Con Noé, fue Dios quien empezó con la platica con Noé y le dijo que tenía que hacer.
Igual pasó con Jesús, es Dios quien lo mandó para hacer la obra. Y como buen hijo, la realizó.
HAY QUE CREER
A Noé no le creyeron cuando le dijo al pueblo que venía una terrible destrucción y que necesitaban entrar al arca para salvarse. Después de todo no llovía mucho en ese tiempo (Gen 2:6 "sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra"). Pero Noé sí creyó.

Igual con Jesús, Dios lo mandó para que el que crea en él no se pierda y tenga vida eterna, así que también existe la libertad de creer o no en él. Después de todo tampoco en este tiempo se ve que se castigue al que se porta mal y comete pecado... pero cuando llegue el juicio... cuídese el que no creyó, porque va directito al infierno.

LA OBEDIENCIA DEL ESCOGIDO
Noé, a su corta edad de 500 años (para nosotros todo un anciano), recibió la encomienda de construir una enorme arca para poder resguardar en ella a los que se salvarían, y sin importar de las burlas de la gente, ni de lo difícil o pesado del trabajo (nada más le tardo como 100 años construirla), puso manos a la obra y realizó su encomienda.
También Jesús, sin importar lo que dijera la gente (y muchos los trataron de loco - aun su familia), ni de lo doloroso del trabajo (yo creo que a cualquiera le dolería que lo crucificaran), hizo su trabajo según la voluntad del que lo envió.
LA GRACIA
Noé, aunque apareció como justo ante los ojos de Jehová, sabemos que también cometía sus errorcitos, llegó a ponerse "hasta atrás". Así que no era del todo perfecto. Pero por la gracia que tuvo, fueron salvados él y su familia.
Así que si alguno de nosotros quiere salvarse, no va a ser por nuestras obras ni por nuestra justicia, sino por la gracia de Dios a través de Jesucristo que nos vamos a salvar (Rom 3:21 "la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo").
EL DISEÑO
Ni crean que Noé sabia mucho de barcos, y mucho menos era un buen arquitecto o diseñador, pero fue Dios el que le dio los planos y le dijo como hacerlo todo.
Tampoco debemos de preocuparnos mucho de cómo le vamos a hacer para salvarnos, pues Dios nos da la forma para salvarnos (Rom 10:9 "que sí confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo").
EL MEDIO DE SALVACION: UNA SOLA PUERTA
Por medio del arca, y sobre todo por entrar en ella por la única puerta que tenía, fue la única forma de no terminar ahogado (muerto), así el único medio de salvación para evitar terminar muerto (para siempre y pasarla calientito de más en el infierno) es a través de Cristo (Juan 14:6 Jesús le dijo: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí").
¿QUIÉN CIERRA LA PUERTA?
Con Noé, fue el mismo Dios quien cerró la puerta y ya no dejó entrar a nadie más. En nuestro tiempo, también Dios va a decidir cuando es el momento del fin, él cerrará la puerta, y el que no haya entrado a tiempo, pues ya ni modo... a quemarse eternamente en el infierno.
TRES PISOS
El arca tenía tres pisos, igual Dios está formado por tres personas (el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo).
EL ARCA FLOTA
El arca, sin importar lo duro que esté todo afuera, se encuentra bien y sobre los problemas (el agua era un buen problema... sobre todo si no sabes nadar).
Cristo es el Arca y la roca firme, y el que está en Cristo vive con más tranquilidad. Nota, dije que vive con más tranquilidad, no que no le llovería y que no le vendrían problemas. Como el ejemplo de los 2 cimientos (Mt 7:24-27 "Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina"), a los dos les llovió, pero el que construyó sobre la roca (que es Cristo) no se le cayó su casa.
EL NUMERO 40
En la Biblia el numero 40 representa el tiempo de prueba o preparación. Encontramos muchos pasajes con este número, pero rápidamente resumimos algunos como sigue:
* 40 días y 40 noches duró la lluvia durante el diluvio
* Durante el éxodo, el pueblo caminó 40 años por el desierto
* Moisés estuvo 40 días en el monte
* 40 días estuvieron los espías reconociendo la tierra
* Jesús ayunó 40 días antes de ser tentado.
LA VENTANA
El arca fue construida con una ventana apuntando hacia el cielo, esto es para recordarnos hacia dónde mirar cuando estemos en problemas, ya que el auxilio viene de nuestro Padre que está en los cielos.
CALAFATEADO
El arca fue cubierta (calafateada) con brea para que no le entrara el agua, así nuestro ser es cubierto (calafateado) con la sangre de Cristo que hace que Dios nos vea como justificados.
EL SACRIFICIO AL FINAL

Cuando Noé salió del arca, levantó un altar y realizó sacrificios (derramando sangre) a Jehová.

Jesús se entrego como un sacrificio vivo a Dios, y en la cruz padeció por nosotros y llevo nuestros pecados y con su sangre fuimos limpiados.
Y PARA TERMINAR: ¿DÓNDE ESTAN LOS PROBLEMAS?
Como dije en la introducción a este estudio en el cuarto párrafo, después de que subieron los animales al arca y empezó el diluvio, al principio todos estuvieron emocionados, pero poco a poco empezaron las fricciones: el león y los puerquitos olían mal, los elefantes querían más espacio, los pericos no dejaban de parlotear, estaba todo oscuro, etc. Parece que aun en el arca existían problemas. Pero hay que ver que los inconvenientes dentro de este enorme barco atestado de sobrevivientes (la mayoría animales) fueron mínimos comparados con las dificultades a las que te enfrentarías por estar fuera de ella.
Así mismo, muchas veces los cristianos nos quejamos de los conflictos internos que vivimos, sin fijarnos que estando fuera de Cristo, nos enfrentamos a un problema mucho mayor que cualquiera de los problemitas (aun acumulados) que estamos pasando. Nos enfrentaríamos a la muerte eterna, al lago de fuego, al lugar de lloro y crujir de dientes, a un sufrimiento eterno.
Así como Noé, que creyó lo que Dios le dijo que hiciera para salvarse, que hizo de acuerdo a los planes divinos, que no se fijó en las criticas de los demás y al final se salvó del tremendo juicio, así mismo debemos ser nosotros: creer en Jesús y seguir los planos dados por Dios para obtener la salvación, aguantar las criticas de los que no creen que viene un juicio final. Y como Noé, también nosotros entraremos en el arca (que es Cristo), y no nos hundiremos en los problemas, y saldremos victoriosos del juicio que vendrá sobre la tierra, y obtendremos la salvación y vida eterna.

BIBLIOGRAFÍA
Santa Biblia, Versión Reina Valera 1960, Sociedades Bíblicas Unidas, Gran Bretaña, 1969
Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, Editorial Caribe, EUA, 1998
DeHaan, M. R. Portraits of Christ in Genesis (Cuadros de Cristo en Génesis), Zondervan Publishing House, Grand Rapids, Michigan EUA, 1966

CITAS USADAS1 Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, Editorial Caribe, p.1144
2 Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, Editorial Caribe, p.1144
3 Miqueas 5:4

La figura de Cristo en el arca de Noé, RV Marker

No hay comentarios: